lunes, 7 de octubre de 2013

CIRCULAR POR LOS TAJOS DE LAS GRAJAS Y ALGARÍN DESDE EL GASTOR

Ruta circular mediante la cual intentamos visitar casi todos los puntos de interés de la sierra de El Gastor, con sus dos peñones y la variedad de nombres que la caracteriza: Peñón Algarín/ Lagarín y Peñón de las Grajas/del Gastor. Pasaremos por el dolmen del Charcón/del Gigante, nos asomaremos al mirador del Tajo Algarín, visitaremos un par de fuentes, una gastoreña y otra rondina y regresaremos por el pinar hacia La Ladera. Nos recrearemos especialmente en la meseta de Las Grajas y sus insuperables vistas. Tras varias consultas a amigos conocedores de estos lugares y de la etimología más correcta nos quedamos con Algarín,de “Algar”, la cueva; Las Grajas, por la colonia de córvidos y Charcones, por el nombre de la finca.

Datos: 9 km / Unas  4 horas / 7-Febrero-2013 /Desnivel acumulado: 590 m.


Ante nosotros un perfil inconfundible de la sierra gaditana, aunque la mitad oriental de las Grajas (derecha de la foto) pertenece a Ronda (Málaga). De hecho, alternaremos en el ascenso y en la meseta superior las dos provincias.

Salimos del área recreativa de la Ladera donde se pueden dejar con comodidad los coches e iniciamos el ascenso hasta llegar a esta cancela. Ver “SUBIDA AL ALGARÍN” para más detalles.

Los almendros en flor dan un toque de color a la ladera. Al fondo Olvera

Si nos fijamos bien, en la ladera que asciende hacia el Algarín encontraremos una fuente que solo dispone de un abrevadero, es la fuente del Cortijo de la Sierra. Consta de dos aportes de agua: un manantial cercano y una tubería que trae agua desde un punto más lejano.

A escasos 200 m encontramos otra fuente, ya en el término de Ronda, más completa con un largo abrevadero y un lavadero adosado; es pública al estar dentro de una finca propiedad de la Junta de Andalucía y se la denomina fuente del Charcón, como el cercano dolmen y la finca.

Junto a la fuente y posiblemente abastecido por ella hay un bancal que debió ser un buen huerto; quedan algunos frutales, nogales y una gran corraleta protectora.

Iniciamos el sendero hacia el dolmen y a nuestra derecha queda el cortijo del Postigo en estado semiruinoso.

Visita rápida a este interesante sepulcro megalítico que nos queda casi de paso y también con proliferación de nombres: Dolmen del Charcón, Tumba del Gigante (como tantos otros) y Dolmen del Gigante.

Para ver bien los dos grandes peñones calizos, situados en el mismo borde del Parque Natural Sierra de Grazalema, pero fuera de él, debemos situarnos en Zahara de la Sierra o mejor aún en Monte Prieto o laderas del cerro Coros. Desde aquí percibimos la meseta que se forma en las Grajas y que nos proponemos visitar.

Impresionantes tajos los que se forman en la cara SO.

Desde el dolmen sale algún sendero que enlaza con un carril más amplio buscando el collado que se forma entre los dos cerros (Retamales). Al alcanzarlo torcemos a la izquierda con la meta puesta en el altozano, hasta encontrar un saltadero. Podemos cruzarlo y subir por veredas de cabras más o menos paralelos a la alambrada o seguir por el exterior y cruzar la alambrada ya arriba por otro saltadero (o subir por un lado y bajar por el otro). El mejor sendero es el exterior.

Al llegar a la planicie recomendamos hacer un circulo lo más amplio posible aprovechando los numerosos miradores que se forman, como este hacia el cerro Malaver sobre Montecorto.

Este otro mirador nos permite apreciar las balcondas que se forman y las grandes caídas del cerro, por esta parte hacia Los Algarrobales.

A medida que giramos aparecen nuevos horizontes, a cual más bello; en este caso lejanas sierra sobre la que destacan El Reloj y El Simancón, el verde oscuro de Monte Prieto y cerro Coros.

Acercamos esa bonita y verde loma bajo la cual se asienta el cortijo de Lagarín.

Nos llama la atención una fuerte hondonada cubierta de vegetación y con una gran oquedad que habrá que visitar para salir de dudas. El cortijo parece cuidado y habitado.


Estamos ya mirando claramente hacía el oeste y el paisaje aún se engrandece más: desde las laderas que bajan de nuestros cerros hasta la lejana sierra del Pinar, quedando entre ambos el valle del Guadalete ocupado por el gran embalse.

Si acercamos y apaisamos la imagen vemos mejor Monte Prieto, el cerro Coros y las bellas garganta y cañadas (Higueroba, Covachones, Arroyomolinos) que se forman en su pronunciada ladera. Cerrando el horizonte la sierra del Pinar donde destaca por encima de Las Lomas el cerro San Cristóbal y se intuye tras la brecha de la crestería El Torreón. Por último, a la derecha de la foto El Pilar y La Cornicabra.

Completamos el círculo centrándonos en la agraciada Zahara de la Sierra.

Tras el deleite de paisaje que ha saturado nuestras retinas volvemos a la cercanía para apreciar la planicie que corona el cerro: abundantes retamas y grandes clastos pueblan la gran explanada, junto a algunos árboles de pequeño porte dispersos.

La vista aérea de Google earth nos da una idea perfecta de la alargada planicie con inclinación hacia el noreste.

Ante nosotros el cerro gemelo de Las Grajas, el Algarín que nos disponemos a visitar. Desde aquí vemos la cima donde está el vértice geodésico y el mirador, separados por un estrecho prado. Un chaparro, de los pocos que quedaron tras los años de carboneo, crece hacia la descendiente ladera como defensa del ramoneo de las cabras que le atacan por el otro lado.

Impresionante y peligrosa grieta la que se abre en la ladera, es la sima de las Grajas, de -164 m de profundidad. En la visita a la zona debemos extremar las precauciones. Además de esta hay grieta más apenas visible.

Con cierta rapidez por haberlo visitado en otras ocasiones subimos al Algarín siguiendo un sendero bien definido y bajamos para visitar el gran mirador bajo el cual se asientan una colonia formada por decenas de parejas de buitres.

Regresamos sobre nuestros pasos y siguiendo una alambrada, sin sendero claro, bajamos al pinar buscando alguno de las veredas que lo cruzan. Nos sorprende en pleno canchal este rebaño de cabras.

Hemos estado todo el tiempo muy cerca de El Gastor, pero el pinar y la ladera nos han impedido verlo hasta que llegamos al mirador del El Tajillo.

Esta zona es un poco liosa de señales y senderos; si tomamos los adecuados acabaremos encontrando esta gran era. En el peor de los casos, si nos despistamos, todos los caminos de bajada acaban en el área recreativa.

Finalmente volvemos a los coches por este amplio carril, al que hemos llegado procedentes del pinar. Si se quiere seguir nuestra ruta recomendamos descargar y seguir el track.



2 comentarios:

Pacorrillo Jones dijo...

Es la última ruta que hemos realizado y queríamos daros las gracias por mostrarla aquí y guiarnos por la misma. Gracias a gente como vosotros estamos disfrutando de estas sierras. Saludos.

Pesangil dijo...

Agradecidos a ti por el comentario Pacorrillo.