miércoles, 15 de enero de 2014

SENDERO DE GAITANEJOS (ARDALES, MÁLAGA)

El sendero discurre encajado entre las estribaciones de la sierra de Huma (1.191 m) y de Pizarra (505 m), donde se forma un embudo natural hacia el que se dirigen los ríos Turón, Guadalteba y Guadalhorce para cruzar, ya unidos en este último, el Desfiladero de los Gaitanes. Circularemos principalmente a orillas del embalse de Gaitanejo, pero tras visitar su presa y ver el inicio (o fin) del Caminito del Rey, subiremos al mirador de los Embalses, desde el que entenderemos mejor uno de los grandes complejo hidráulico de Andalucía. (Ruta realizada en septiembre de 2012).




Para entender mejor la ruta debemos situarla (en amarillo) dentro de este gran complejo de embalses y presas, aunque los que más cerca tendremos serán los tres grandes embalses y el pequeño Gaitanejo. Su construcción buscó en su momento: a) Abastecer a Málaga, b) Los riegos del Bajo Guadalhoece, c) Producción de energía eléctrica.


En esta aproximación vemos la ruta rodeada de presas, aliviaderos, reculajes y riberas de los embalses. Todo este entorno está dentro del Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes, excepto lo que son ya las colas de los grandes embalses.




Hasta el inicio de la ruta nos ha llevado la carretera de los embalses, una derivación de la MA-444. Buscaremos una pista a la derecha, poco antes de llegar a este restaurante llamado El Mirador. Encima del túnel, donde se intuyen las banderas se inicia nuestra ruta.


El nombre del restaurante es apropiado por formar un bello mirador hacia el primero de los grandes embalses: Conde de Guadalhorce, el más antiguo, de 1921.


La primera parte del camino es común de ida y vuelta, incluso podemos hacerla en coche acortando el trayecto, hasta encontrar un cruce de pistas donde está la cartelería, allí tomamos el sendero de la derecha y enseguida vemos una amplia lámina de agua que no es otra que el embalse de Gaitanejos.


Pensemos en este lugar sin los embalses. Tres ríos (Turón, Guadalteba y Guadalhoece) luchando por impresionantes hoces buscando el mar por el desfiladero. Pinos carrascos, sabinas, eucaliptos, sauces, fresnos, palmitos, tomillos… junto a otras plantas forman el entramado vegetal.


Avanzamos hacia la presa que distinguimos a lo lejos, donde el río tuerce bruscamente a la derecha buscando Los Gaitanes.


La siembra masiva de pinos trató de fijar el suelo y evitar la colmatación de embalses.


Túnel excavado en la arenisca que da acceso a la presa de Gaitanejo a través de una amplia pista forestal.


Conglomerados y calcarenitas dominan el entorno. Fácilmente modeladas por el agua y el viento dan lugar a un espectacular relieve y atractivas formas como estos tafonis o arcos góticos situados al lado del túnel.


Generalmente es el agua la que actúa y deteriora la roca sedimentaria y el viento el que va limpiando el interior hasta formar grandes covachas como esta.


Depresión semiesférica inicial originada en una pared vertical de arenisca desprovista de vegetación. Su origen está en las playas de un mar (Tetis) que se fue retirando progresivamente.


Pronto llegamos a la presa y sin detenernos tratamos de adentrarnos en el Desfiladero de los Gaitanes, profunda y serpenteante brecha labrada ya por el impetuoso Guadalhorce tras unírsele el Guadalteba y el Turón.


Llegamos a un punto donde avisos, verjas y la destrucción inicial del Caminito del Rey impiden nuestro paso. Pese a ello son muchas las personas que se adentran por él tras salvar esos impedimentos iniciales.


Desde ese punto fotografiamos algunas de las obras que tratan de domar a las impetuosas aguas hasta encauzarlas por el desfiladero.


Ya de regreso tomamos otra imagen del gran desfiladero de naturaleza caliza que discurre a lo largo de 5 km en un espectacular encajonamiento de hasta 400 m de caída situado entre las laderas de la sierra de Huma y la de Pizarra.


Son famosas las crecidas del río y sus catastróficas consecuencias en la comarca del Bajo Guadalhorce. Un rótulo, increíblemente alto respecto al fondo del cauce, nos señala el típico lema de “hasta aquí llegó el agua”.


La presa de Gaitanejo y su central eléctrica es una de las más antiguas de Andalucía (1927).


Una vez visitada la zona antes descrita volvemos sobre nuestros pasos para tomar ahora el sendero de bajada. A nuestra derecha el embalse.


En algunos puntos podemos abandonas la senda y acercarnos a los verticales paredones y observar las rocas sedimentarias y su estructura estratificada.


La ruta discurre por una prolongada curva, a modo de herradura, ocupada por la cola del embalse de Gaitanejo. En varios puntos encontramos antiguas viviendas.


Presa de Guadalteba (1971) y aliviadero común que comparte con el embalse gemelo de Guadalhorce (1973) sobre los ríos del mismo nombre. Están situadas apenas a un kilómetro aguas arriba de su confluencia.


Embalse y presa Conde de Guadalhorce (1921), sobre el río Turón. En sus riberas se pueden alquilar embarcaciones para deportes acuáticos y practicar la pesca, al igual que en los otros de los grandes embalses donde proliferan barbos, carpas, bogas, lucios…


Desde un montículo denominado Mirador de los Embalses apreciamos mejor las dos presas gemelas, incluso se aprecia a modo de un puente que actúa de comunicación entre ambas a partir de cierto nivel, aparte de otras comunicaciones internas. Por ese gran aliviadero aligerarían ambos embalses.


Uno de los muchos cabos del Conde de Guadalhorce ocupado por la Casa de Administración.


Estamos finalizando el recorrido cuando encontramos el verdadero acceso y aparcamiento del restaurante.


Una vez en la zona sería imperdonable no acercarnos a la salida del desfiladero. Vemos el trazado del Camino del Rey, y como acaba bruscamente, sin posibilidad de descender o acceder a él, al menos por de forma normal. El puente férreo introduce a los trenes en un complejo conjunto de túneles y viaductos para cruzar el lugar más o menos paralelo al Caminito.


Puente por donde el Caminito del Rey pasa de una parte a la otra del desfiladero.


Situándonos más cerca y usando el zoom observamos los dos métodos para descolgarse de la frágil repisa por la que discurre este singular camino: con cuerdas o usando un saliente rocoso y unos apoyos hasta enlazar con “tierra firme”.


Último de los embalses (Tajo de la Encantada) a los pies de la localidad de El Chorro. Desde ese lugar se sube y se deja caer el agua a presión para producir electricidad hasta un gran depósito situado cercano a la torre respiradero y denominado Superior Tajo de la Encantada.


Vista contraría de la foto anterior tomada desde La Mesa. Al fondo la caliza sierra de la Huma (1.191 m).


Otra visita gratificante puede hacerse a la cercana sierra de Almorchón formada básicamente por rocas sedimentarias detríticas como areniscas y conglomerados que se van alternando en capas, con una edad geológica de unos 10 millones de años. Destacan múltiples tafonis o cavidades redondeadas escavadas por la erosión hídrica y eólica en escarpes verticales desprovistos de vegetación, que ofrecen un paisaje de armoniosas formas.


Ya en la zona, y si el tiempo lo permite, podríamos acercarnos a visitar la ciudad de Bobastro y su impresionante iglesia rupestres (autor de la foto Macucal).

3 comentarios:

Salvador Escalona dijo...

Sin duda alguna unos de mis rincones preferidos, lo visito todos los años.

David Cam dijo...

hola.el sabado pasado hice una ruta por esa zona...embalse.la encantada..bobastro..y la zona de esta ruta.una maravilla..saludos

Francisco López dijo...

Muy bonita. Soy de Málaga. Es uno de mis sitios favorito