sábado, 2 de agosto de 2014

Miradores de Ordesa (Pirineo Aragonés, Huesca)

Ruta imprescindible para comprender bien desde los 2100-2200 m el valle de Ordesa (el más conocido del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido) y sus alrededores. Nos incorporamos a una ruta organizada desde Broto en 4x4 que nos subirán hasta la sierra de las Cutas donde seguiremos a pie durante unos 4,5 km para ir visitando uno a uno los miradores naturales que se asoman al fondo del valle pero sobre todo a las impresionantes moles que tenemos enfrente a unos 3-4 km en línea recta. Nos impresionarán las verticales “fajas” que parecen rodear y sujetas estos macizos. Tras visitar hasta 4 miradores regresamos por el amplio sendero hasta los coches que nos bajarán otra vez a Broto.
Datos: Julio 2014 / Ida y Vuelta: 8,7 km / Desnivel: 209 m /Dificultad: Baja

La ruta en Wikiloc
Ficha de esta entrada en PDF



Entre las diversas ofertas de la zona nos decidimos por la que nos ofrece el hotel Sorrosal donde nos alojamos y acompañados por otros 14 senderistas y la guía partimos a las 8:30 de la mañana desde las mismas puertas del establecimiento. Es la única forma de subir en vehículo.


Tras unos 45 minutos por una pista forestal llegamos a un llano sobre los 2100 m de altitud, cercano al Pico de Enmedio o Punta Estatón, donde iniciamos un recorrido a pie de 8,7 km en total. A la ida lo haremos más lento entrando y recreándonos en cada uno de los miradores que se forman en la sierra de las Cutas y sobre la faja Pelay.


Nuestros ojos se llenan de paisajes y los primero que nos llama la atención son los tonos amarillos que cubren las laderas más soleadas. Es producido por un planta espinosa llamada Erizón (Echinospartum horridum) que florece con fuerza en julio.


A nuestra derecha se forman numerosos valles cubiertas sus laderas de pinos, abetos, hayas y otros árboles que tapizan casi en su totalidad las laderas. Solo en las partes altas desaparecen para dar lugar a las praderas de sierra.


Sierras, crestas, picos, cimas nos rodean y se difuminan en la lejanía con la bruma de la mañana.


Pronto llegamos al primer mirador y aparece el espectáculo que ofrece este gran macizo calcáreo de los pirineos: profundo valle, laderas con abetohayedales sobre todo, fajas verticales que cierran el contorno a diversos niveles, praderas de montaña y agrestes picos con nieves más o menos permanentes.


Este es conocido como El Gallinero.


En algunos rincones crecen bellas Edelweiss o flor de las nieves.


Las marmotas, acostumbradas a los visitantes se dejan ver con facilidad y aguantas nuestra presencia.


Cabras domésticas merodean por el entorno.


La naturaleza caliza del macizo se aprecia muy bien en estos lapiaces que encontramos en un tramo del sendero.


La separación de dos moles de las que cierran el valle nos permite apreciar en la lejanía la Brecha de Rolando (40 m de ancho por unos 100 m de altura) situada a unos 2800 m de altura y con su leyenda correspondiente. (Más info).


Aunque parezca complicado bajo algunas de estas fajas circulan senderos sin apenas inclinación, dada su horizontalidad.


Llegamos al penúltimo de los miradores a visitar donde apreciamos mejor la parte media-alta del valle de Odesa recorrido por el río Arazas.


Siemprevivas


Según nos informa nuestra guía este año han florecido abundantes coronas de rey o abortacabras en los cantiles y grietas de las partes más altas.


A lo lejos los “tresmiles” de Monte Perdido.


Usando mucho zoom logramos acercar las bonitas cascadas que forman la Gradas de Soaso en el valle de Ordesa. También se distingue el sendero que acompaña al río hasta la Cola de Caballo o cascada más alta del valle.


Sobre las Gradas el Circo de Soaso. Con estas grandiosas vistas desde el mirador de Vacarrayuela retornamos a la pista forestal en busca de los “todo terreno”.


Uno de los Miradores de Ordesa visto desde las Gradas de Soaso.


Localidad de Fanlo.


Zona donde vimos las marmotas ocupadas por el pino negro, único árbol que logra sobrevivir por encima de los 2000-2100 m.


Al regreso volvimos a uno de los miradores para poder apreciar, ahora iluminada, la gran cascada de Cotatuero, que con sus 200 m de caída resulta ser la más alta de Ordesa.


Solo nos queda volver a los coches para bajar a Broto donde llegaremos sobre las 14 horas satisfechos de la ruta realizada. Al circular por pistas forestales y discurrir por suaves pendientes hace que sea asequible a cualquier persona dispuesta a andar durante poco más de 8 km, incluidos niños.

3 comentarios:

Salvador Escalona dijo...

Precioso, no necesito decir mas.

RMC dijo...

La verdad es que esta zona es impresionante. Los parajes naturales, las maravillosas vistas, las casas rústicas ... Visita obligatoria.

¡Un saludo!

M. R. C. A. dijo...

Me la apunto 😀 para este agosto...jejeje. Gracias!!!