jueves, 29 de junio de 2017

Campamento Fuente del Berro – Salto de Poveda –Laguna de Taravilla (Alto Tajo)

El Parque Natural del Alto Tajo está situado entre el sureste de la provincia de Guadalajara y el nordeste de la de Cuenca, constituyendo un amplio sistema de hoces naturales en el curso alto del río Tajo y sus afluentes a su paso por estas provincias y de extensos bosques que los rodean, con una gran diversidad climática, topográfica y geológica. Visitamos uno de estos tramos accediendo desde la carretera que une Taravilla con Poveda de la Sierra. Justo cuando la carretera cruza el Tajo sale una pista que lleva a las Casas del Salto. Según las ganas de andar que tengamos, podemos dejar el coche aquí, un poco más adelante (Campamento de la Fuente del Berro) o en un parking cercano al puente de los Pescadores. En nuestro caso lo hicimos en el campamento, avanzamos por la pista, bajamos al puente de los Pescadores para cruzar el Tajo, visitamos el Salto de Poveda y la laguna de Taravilla, volvimos a cruzar el Tajo por un puente colgante y regresamos pasando por las Casas del Salto.

Datos. Distancia: 10,3 km / Desniveles ±171 m / Duración: 3 horas / Junio 2017




Área recreativa Fuente del Berro. Lugar donde se puede aparcar, hay un refugio y zona acondicionada para pasar el día. El Tajo está muy cerca.


Una pista forestal nos conduce entre pinos y paralela al río hacia nuestro destino. Si queremos reducir el kilometraje todo este tramo lo podemos hacer en coche. Más adelante encontraremos un parking.


A nuestra izquierda aparece por encima del bosque los paredones de caliza que culminan en la Muela del Conde (1454 m).


Deberemos ir atentos a un indicador que aparecerá a nuestra izquierda que señala: “Peralejos de las Trucas por El Salto”. Bajamos por la vereda y enseguida aparece el Puente de los Pescadores por el que cruzaremos El Tajo. Al otro lado sale la senda que nos llevará hacia el Salto de Poveda. (Cedida por Eni Barrera).


Tomamos esta imagen del Tajo, aguas arriba, desde el puente de los Pescadores, que al parecer recibe ese nombre porque fue sufragado en 1974 por la sociedad de pescadores Los Abedules.


En un punto de la ruta nos acercaremos a las cristalinas aguas de nuestro río, muy disminuido de caudal en este tramo porque realmente va dividido en dos cauces dejando una isla en medio.


Con imaginación podemos ver alguna figura de animal, incluso un dragón en este troco reseco y deteriorado pero aún vivo.


Nos adentramos por la Hoya de la Parra, planicie que fue un antiguo meandro del río. En lo alto, como proa de un barco, avanzan los paredones del cerro Moreno.


La explicación geológica sobre el abandono del meandro por el río la tenemos en esta imagen.


Poco más adelante encontramos un pliegue que destaca como un altozano en la zona llana del meandro. Por su forma convexa se trata de un anticlinal en el que las rocas más antiguas son las más cercanas al núcleo y las más modernas hacia los flancos. 


Ya veníamos percibiendo el sonido de la cascada, que aparece aún lejana tras los pinos y una gran poza donde se calman las aguas.


Realmente se trata de una presa artificial abandonada, creada en su momento para producir electricidad que el tiempo ha «naturalizado». Sobre el  muro, la precipitación de toba ha formado escalones de «roca nueva» que le ha dado un aspecto mucho más natural.


Podemos acercarnos a diversos puntos, incluso avanzar sobre el muro de la presa y admirar este bello salto de unos 20 x 10 metros.


Vista la presa iniciamos un ascenso corto pero considerable buscando el «GR 113 – Camino Natural del Tajo». El trecho es escalonado con alguna ayuda en los tramos más complejos.


Una vez localizada la amplia pista del GR torcemos a la izquierda buscando la mejor foto de la laguna de Taravilla. Se trata del humedal más importante del Alto Tajo en fase de colmatación como se observa en los bordes en el que las plantas van ganando terreno. Volvemos hacia atrás y la bordeamos por una represa de tobas dejándola a nuestra izquierda.


La laguna está alimentada por manantiales, aguas superficiales –escorrentías- y un par de arroyos que acarrean abundantes materiales que sedimentan, de ahí su poca profundidad (unos 13 m como máximo). Abandonamos el lugar por un sendero que sale del Gran Recorrido buscando el Tajo…


…que pronto encontramos cruzado por un puente colgante camuflado entre los pinos,…


…desde el cual se pueden contemplar las vistas del valle por donde discurre el río Tajo y sus aguas cristalinas.


Antes o después de cruzarlo podemos bajar al cauce y si nos apetece darnos un baño en sus verdes aguas. El puente es muy transitado como lugar de paso hacia la laguna de Taravilla o para poder completar el círculo como es nuestro caso. Desde aquí iniciamos el regreso pasando por las Casas del Salto,…


…alojamiento rural procedente de la rehabilitación de las construcciones de  la compañía que gestionaba la antigua central eléctrica del Salto de Poveda. A la salida del pequeño núcleo de apartamentos encontramos esta fuente.


El regreso, nuevamente por la pista forestal y el pinar, se hace monótono y en algún punto nos salimos del camino buscando los rápidos del Tajo.


Llegamos a Fuente del Berro muy satisfechos de la ruta, acercándonos nuevamente a contemplar las cristalinas aguas del río más largo de la península Ibérica.





Ruta realizada con los amigos senderistas de AGAJUDO (Asociación Gaditana de Jubilados Docentes), acompañados por Agustín Montón, director de la Residencia del Tiempo Libre de Orihuela del Tremedal. Texto y fotografías, Pedro Sánchez.

No hay comentarios: